Viajar a Australia: Qué hicimos y vimos en Sydney

A mediados de septiembre 2019, tras 24h de vuelos sin incidencias, llegamos a Sydney. Volamos con Qatar, en un vuelo nocturno desde Málaga con escala en la sosa Doha, y de ahí a la ciudad austral. No nos engañemos, las 24h se hacen largas, pero gracias al entretenimiento de a bordo, algunas cabezadas, las ganas de comenzar la aventura y las mil comidas y picoteos… las muchas horas, se nos hicieron más llevaderas.

24h es más o menos lo mínimo que hoy se despacha si volamos a Australia desde Europa… Y hasta me parecen poca cosa si lo comparamos con los primeros vuelos en la década de los cincuenta, cuando se tardaban 3 días, el pasaje costaba lo mismo que una buena casa de tres habitaciones, y los aviones botaban tanto en las turbulencias que se le llamaba la “ruta del canguro”.

Australia Royal Charter

Al llegar nos esperaba la aduana australiana, algo famosa por sus duros controles.
Se toman muy en serio las especies invasoras y los alimentos no procesados. Te pueden revisar las suelas de los zapatos o los bastones de trecking en busca de barro, briznas… y hacerlas limpiar-lavar. Tienen mucha preocupación con las semillas y los productos cárnicos,… así que botas limpias y nada de llevar fruta fresca, ni pendientes ni pulseras de semillas, ni jamón serrano,… está prohibido y pueden confiscarlos. Pero que no cunda el pánico, lo habitual es no tener problemas. Para saber que puedes o no puedes llevar, nada mejor que consultar la web oficial de Aduanas que te dejo por aquí.

maletas antiguas (Mareeba)

Nosotros íbamos tan tranquilos, nada de comer, zapatos limpios, medicamentos básicos que no hace falta declarar,… hasta que el agente nos preguntó si llevábamos algo y en algún momento mencionó el tabaco.

Yo había leído que se podían llevar 25 por persona, y di por hecho que eran cajetillas… así que allí iba yo con mis 25 cajetillas de tabaco, 20 facturadas y 5 en el equipaje de mano. Al decirle que sí llevaba tabaco, le mostré los cinco paquetes que llevaba sueltos… y me dijo que desde el 1 de julio solo se podía entrar al país 25 cigarrillos por persona 😮 Me quedé estupefactada. Por suerte me dejó pasarlos… sin saber que llevaba más en el equipaje facturado. Sí, lo confieso; me hice la sueca.

Así que aviso a navegantes fumadores: desde el 1 de julio de 2019 son 25 cigarrillos lo permitido por pasajero. Y atención que un paquete de tabaco en Australia ronda la friolera de unos 35-40€, el tabaco de liar es algo más barato pero también es una barbaridad… unos 25-30€.

museo Mareeba

Después del sobresalto, y sintiéndome un poco drogodelincuente, sacamos algo de dinero en un cajero del aeropuerto. Aunque los pagos los haríamos casi todos con tarjeta, siempre nos gusta llevar algo en efectivo. Cambiar dinero allí, usar tarjeta o efectivo, dependerá de las condiciones de tu banco, a nosotros nos compensa, hemos tenido un cambio bastante bueno (1AUD = 1.61-1.62€ ).

Allí mismo compramos una tarjeta para el móvil. Hay varias compañías, nosotros elegimos Boost que usa la red de Telstra pues leímos que era la que ofrecía mejor cobertura, sobre todo en las zonas más remotas del país, y nos vendría bien para el lejano Oeste. El precio muy apañado, por 19€ incluía 35 Gigas de datos y llamadas internacionales y nacionales gratis.

telefonos vintage

Nos recibe la tarde-noche, y con un Uber llegamos al hotel que habíamos reservado a través de Booking, un Ibis cómodo, práctico, bien situado en el barrio de King Cross. Fue el antiguo barrio rojo de la ciudad, pero hoy, con un puñadito de casas victorianas, algunas tiendas y locales, y a unos veinticinco minutos caminando del puerto, es una zona muy interesante donde alojarse.

Para llegar desde el aeropuerto a la ciudad puede usarse el tren o el bus, pero cuando se viajan dos o más personas, actualmente, sale algo más económico y cómodo contratar los servicios de Uber. Te dejo aquí un enlace con todas las formas de llegar desde el aeropuerto a la ciudad.

relojería antigua australia

Viajar al otro lado del mundo tiene su peaje, por lo pronto “te roban” un día, pero no pasa nada ☺ a la vuelta te lo devuelven.
El peaje del jet lag depende del cuerpining de cada uno. Por suerte nosotros no notamos sus efectos, dormimos como troncos y cuando amaneció nos pusimos en marcha,… tan temprano que las calles aún estaban vacías.

Sydney despierta tipo Mordor, unas nubes grises y pesadas amenazan con descargar… y comienza a chispear. Al parecer las lluvias son habituales en la ciudad, dicen que llueve una media de 10 a 13 días al mes y que son octubre y noviembre los meses más secos.

Skyline Sydney Octubre

Los veranos en la ciudad son cálidos, con temperaturas de 19ºC – 29ºC alcanzándose los 35ºC los días más calurosos. En cambio, los inviernos son fresquetes, rondan los 9ºC – 20ºC , con sensaciones térmicas más bajas cuando sopla el frío viento del Sur.

Nosotros nos encontramos nuberío, cero viento y temperaturas suaves, pero el chispeo poco a poco se fue animando y comenzó a llover… Gajes de los viajes, no podemos controlar la meteorología. Toca adaptarse y bajo una lluvia de primavera y soportales comenzamos a conocer un poquito de la ciudad.

Harbour bridge sydney

Estaríamos 24h mal contadas y no usaríamos transporte público, pero si vas a pasar varios días, o te vas a mover por los alrededores de la ciudad, es imprescindible comprar una tarjeta llamada OPAL card que te permitirá usar buses, trenes y los cotidianos ferris. Puedes comprarla en el aeropuerto, en tiendas 7-eleven, en los Opal-kiosk de las estaciones de tren… La tarjeta es gratuita, la primera carga es de 20AUD, luego la recarga mínima es de 10AUD. Aquí te dejo la web oficial con toda la info.

catedral santa maría sydney

Callejeamos rumbo al océano Pacífico. Pasamos junto a la catedral de Santa María, al parecer la más grande del país, atravesamos parte de su vecino Hyde Park, que presume de ser el parque más viejuno de Sydney, dejamos atrás los rascacielos de la City… y llegamos a la icónica bahía donde habita el horizonte con sus mil perspectivas del edificio de la Ópera y del metálico puente.

opera house y harbour bridge sydney

La Opera House está declarada Patrimonio de la Humanidad desde 2007, es sin duda el edificio más emblemático de Sydney, y cuando la tuve delante de mi… es cuando realmente sentí haber llegado a Australia. Justo allí, en ese momento, mi cuerpo y mi mente aterrizaron en las antípodas.

El mucho gris tipo Mordor y la llovizna deslucían un poco aquel primer encuentro, me parecía como una blanca novia bajo la lluvia, radiante, pero no tan radiante. Sin embargo la mucha soledad matutina le sentaba genial, estábamos a solas con ella. Nos acercamos a saludarla, la rodeamos, la admiramos, …

opera house sydney

Aunque parece un único edificio, son tres, y aunque sus bóvedas quizás recuerdan a velas de barcos no era la intención del autor, estas conchas o cáscaras o valvas prefabricadas en hormigón fueron concebidas como semiesferas. Cuentan que el arquitecto tuvo la idea mientras pelaba una naranja.

Y aunque de lejos no lo parece, la piel del edificio es de inspiración persa, está formada por 1.056.006 azulejos blancos brillantes y beige mate, una piel de cerámica que a mi me recordó a las escamas de los peces…

detalle cubierta Opera House Australia

Leí algo de su convulsa historia en un divertido libro que recomiendo leer si vas a viajar a Australia o si quieres conocer más de esta peculiar isla-continente, se llama “En las antípodas” y su autor es Bill Bryson.

Ahí aprendí que el icónico edificio fue diseñado por el arquitecto danés Jørn Utzon en 1957 tras ganar el concurso internacional convocado. Su construcción finalizó en 1973 después de mogollón de problemas técnicos, realmente era casi imposible construir su diseño. Fue un auténtico desafío ingenieril y fueron muchas las complicaciones técnicas que se tuvieron que ir solucionando sobre la marcha.

Hubo muchas prisas por comenzar las obras, cambios de gobierno, una dimisión-despido de Utzon en 1966, enormes retrasos y sobrecostes, … hubo incluso escándalos sexuales, cuando al promotor de la idea, Eugene Goossens director del conservatorio de música, le pillaron en el aeropuerto con material pornográfico…

opera house australia sydney

Utzon no pudo acabar el interior del edificio, y desde Europa tuvo que ver como no se respetaron sus diseños originales, y cómo se desencadenaban los problemas porque, debido a las muchas modificaciones, la acústica del auditorio no era perfecta. No asistió a la inauguración en 1973, ni si quiera le mencionaron en los discursos… Utzon prometió no volver a Australia, y nunca regresó.

Me gustó saber que Utzon y Sydney hicieron las paces. En 1998 le entregaron las llaves de la ciudad, colaboró en algunas mejoras, y en 2008 participó junto a su hijo en los trabajos de mantenimiento realizados. También me moló saber que residió varias décadas en Mallorca, donde dejó su huella en un par de casas que diseñó y habitó.

_MG_0037 blog.jpg
En 2003 Utzon recibió el premio Pritzker considerado el más importante en arquitectura.

Llovía. Nos refugiamos de la lluvia que se animaba, buscamos una cafetería para desayunar y le prometimos a la blanca novia volver más tarde…

Recuerdo que caminábamos bajo los soportales, cuando vi en los escaparates de tiendas de suvenires cientos de testículos de canguros, estaban convertidos en horterichis abridores de botellas, imanes para la nevera, llaveros …Aquellos cojoncillos tan surrealistas y alineados también me recordaron que estábamos en la peculiar y remota Australia.

testiculos canguro souvenir australia

Sydney poco a poco se despertaba mientras paseábamos por Circular Quay, una histórica zona portuaria donde el 26 de enero de 1788 desembarcó y acampó la primera flota británica. Un día fue un puerto plagado de tiendas de lana y sal, hoy es un ejemplo de un puerto integrado en la ciudad, es una zona de bares, restaurantes, tiendas para guiris, enlaces a buses, trenes y metro,…

circular quay sydney

Vimos el ajetreo de barcos, y como los sydnesayers, los turistas y las gaviotas comenzaban a llenar de vida el cotidiano muelle.

De aquí parten numerosos ferris que cruzan la bahía y conectan distintas zonas de interés. Desde el muelle 1 se llega a la playa de Manly, desde el 2 llega al zoo de Taronga, el 3 a Parramatta, el 4 a Cross Harbour, el 5 a Neutral Bay y Watsons Bay, el 6 a Mosman Bay, el 7 llega a Double Bay y el 8 a Cockatoo island.

harbour bridge sydney

Estas pequeñas travesías son una muy buena opción para desplazarse y admirar las panorámicas vistas desde el agua. Hay varias combinaciones, algunos tienen paradas intermedias… aquí os dejo una web con toda la ruta de los ferris, paradas, horarios y precios.

circular quay sydney

También existe una amplia oferta de tours privados, podrás contratar una salida al mar para ver ballenas (de mayo a noviembre), o un crucero al atardecer con o sin cena, o un paseo en barco guiado por los puntos de interés…

vistas sydney

Paseamos con vistas a la bahía de Sydney, considerada el mayor puerto natural del mundo, y caminando llegamos al cercano The Rocks. Es el barrio más antiguo de la ciudad plagado de callejuelas, casas con britishsolera, coquetos pubs,… y un interesante mercado que se celebra los fines de semana.

Tan histórico como turístico, es un buen barrio para curiosear, tomar algo, pasear por el parque del Observatorio, asomarse al mirador de la colina y disfrutar de sus vistas panorámicas…

barrio the rocks sydney

También es un barrio perfecto para conocer un poco más de los convulsos orígenes de la ciudad y del país. Nosotros aprovechamos un chaparrón para visitar el museo The Rocks Discovery. Se encuentra en un viejo almacén restaurado, es pequeño, curioso, y gratuito.

Posee un puñadito de objetos en exposición y dispositivos multimedia que permiten aprender sobre la llegada de los primeros europeos, sobre la historia aborigen del país, sobre los comienzos del barrio…

museos Sydney

Aquí se construyeron las primeras casas, eran de madera, barro y paja. Con el tiempo usaron las rocas de arenisca local, que dan nombre al histórico barrio. Durante muchos años The Rocks fue el suburbio donde vivían los convictos, trabajaban las prostitutas,…

museos sydney

Tras un brote de peste muchos de los edificios fueron demolidos, otros fueron derribados para la construcción del puente,…pero aún hoy es posible tropezar con bonitas casas residenciales, hoteles eduardinos, la vieja comisaría… Casi un centenar de ellos están catalogados como Patrimonio de Nueva Gales del Sur, y la mayoría están reconvertidos en tiendas, alojamientos, cafeterías…

The rocks sydney

Sydney es la ciudad más antigua de Australia. Imagina a mil personas que aquel 26 de enero de 1788 desembarcaron en esta remota tierra ignota, una pandilla muy heterogénea formada por 700 presos británicos y 300 marineros, oficiales y familiares.

Los primeros habitantes eran convictos británicos, y aunque había de todo un poco, la mayoría eran pequeños delincuentes, desde prostitutas a ladrones de poca monta. Leí que uno estaba preso por haber robado 12 pepinos, otro un libro, alguien robó unos encajes… Al parecer Inglaterra no solo quería deshacerse de malhechores que se hacinaban en las cárceles del país, también querían limpiar las calles de las clases más bajas… Y la condena era el envío a una isla remota, una enorme isla donde necesitaban colonizadores y mano de obra para hacer nacer un país.

La mayoría de los reclusos no tenían oficio y al parecer tenían pocas habilidades, no había agricultores, ni pescadores, ni constructores… las provisiones duraron poco tiempo, el arroz se llenó de gusanos, las vacas desaparecían… lo poco que conseguía cultivarse en la árida tierra era robado … carecían de productos manufacturados, no había papel, ni arados,… Sin duda no fueron unos comienzos fáciles … y de alguna forma todos, convictos, tripulación y familiares, se convirtieron en presos de aquella dura y remotísima isla.

the rocks sydney

Pero la capacidad de adaptación del ser humano es enorme, y estos primeros colonos comenzaron a levantar la ciudad, una ciudad que en un principio iba a llamarse Albión y que acabó llamándose Sydney en honor a un Lord. Hoy, con sus cinco millones de habitantes, es la metrópolis más grande y poblada de Australia y de Oceanía, es la capital de Nueva Gales del Sur.

Cuando llegaron estos primeros colonos europeos, se estima que esta zona de la bahía estaba habitada por unos 8000 aborígenes, a quienes los ingleses llamaban “indios”. Cuenta la Historia, que un brote de viruela acabó con la mayoría de ellos en 1789, y que los enfrentamientos entre colonos y locales dejaron solo unos cientos de supervivientes.

Parece ser que a los australianos no les gusta demasiado hablar sobre estos genes convictos, antiguamente se referían a ellos como “la mancha”, y tampoco les gusta hablar del maltrato y genocidio al que los colonizadores sometieron a los aborígenes que ya habitaban esta tierra… Colonización, genocidio, …sí, la Historia se repite.

arte aborigen australiano

Allí confirmé que la bandera roja, negra y amarilla que vimos ondear en algunos edificios oficiales es la que representa al pueblo aborigen. Y aprendí que las 5 estrellas de la bandera australiana están colocadas como la constelación de la Cruz del Sur, y que la estrella de mayor tamaño representa a la Commonwealth.

Museo arte contemporáneo sydney

Cuando dejó de llover salimos del museo, callejeamos un rato más por el barrio… y con el siguiente chaparrón nos refugiamos en el Museo de Arte Contemporáneo.

Se encuentra en un viejo edificio portuario de estilo Art Decó construido en 1940, es gratuito y tiene curiosas muestras, exposiciones temporales… Aquí te dejo un enlace a su web donde puedes consultar horarios y agenda.

museo arte contemporaneo sydney

Su cafetería en la planta superior mola, tiene unas bonitas vistas sobre todo cuando no hay atracado ningún megacrucero.

harbour bridge sydney nubes

Al salir del museo no llovía y decidimos cruzar el puente de hierro que sobrevuela la bahía. Harbour Bridge se construyó en 1932 y conecta el corazón de la ciudad con la zona de North Shore. Hasta 1967 fue la estructura más alta de Sydney, los locales le llaman “la percha”, The Coathanger.

vistas bahia sydney

El lado Este es para los peatones, el Oeste para ciclistas. Caminamos a 49m sobre el mar disfrutando de las molonas vistas panorámicas y admirando las metálicas tripas. Dicen que tiene seis millones de remaches del tamaño de un pomelo, que tardó en construirse 8 años, y que con sus 500m llegó a ser el puente de un solo arco más largo del mundo… hoy es el quinto y se ha convertido en todo un emblema de la ciudad.

puente de sydney

Además de cruzarlo gratis para disfrutar de sus vistas, también se puede subir al Pylon Lookout por 19AUD, o a lo alto de su estructura, pagando y acompañado de un guía y arnés. Hay distintos tipos de escalada, por unos 268AUD (unos 170 eurazos), se pueden subir los 1390 peldaños que llevan a la cima de 134m, o puedes subir solo un tramo y ahorrar algo de dinero y tiempo, o subir al atardecer, o de noche…

Por motivos de seguridad no podrás llevar objetos personales, eso incluye la cámara y el móvil,… Por lo que leí en la web, los monitores te harán fotos que te venderán y un pequeño vídeo que te regalarán. La empresa que organiza la actividad es Bridge Climb, aquí te dejo el enlace por si te apetece reservar y ver la bahía desde las alturas.

opera house desde puente Sydney

Nosotros no subimos, continuamos nuestro paseo disfrutando de las distintas perspectivas hasta llegar a Milsons Point, un viejo barrio residencial dominado por un histórico parque de atracciones y un puñado de casas con más o menos solera.

El histórico parque de atracciones Luna Park, está catalogado como Patrimonio de Nueva Gales del Sur, se puede entrar gratis para conocer su arquitectura Art Decó de los años 30. Para disfrutar de las atracciones hay que pagar, aquí te dejo el enlace a la web donde puedes consultar precios de los distintos pases, eventos y horarios.

parque atracciones sydney Luna park

Para nosotros lo mejor de Milsons Point fue el cambio de perspectiva, ver desde la otra orilla el skyline de la ciudad, “la percha”, la Opera House, cero turistas… mola.

Milsons point sydney vistas

Para regresar al centro de la ciudad, dudábamos si volver de nuevo por el puente o si tomar un ferri. Al final decidimos regresar caminando… y fue un error, porque allí nos sorprendió el chaparrón más gordo del día y sin ningún lugar donde refugiarnos. Pese al impermeable y la capucha, nos empapamos.

the rocks sydney

Buscamos un lugar para comer y secarnos, elegimos el histórico The Australian Hotel. Presume de ser el hotel más antiguo de la ciudad, está declarado patrimonio de Nueva Gales del Sur y se encuentra en el corazón del barrio The Rocks. Allí puedes probar sus famosas pizzas gourmet a base de carne de canguro, de emú o de cocodrilo. También puedes catar cervezas artesanales, vinos locales,… aprovechar las habituales “happy hours” que ofrecen precios más reducidos…secarte con la ayuda de una oportuna estufa.

Australian hotel

Secos y con energía nos pusimos en marcha. Le habíamos prometido volver y volvimos,… Y allí seguía ella, ahora bajo tímidos rayos de sol que la hacían más novia radiante. Disfrutamos un buen rato de sus molonas vistas desde todos los ángulos, agradecemos los pedacitos de cielo azul y que no haya marabuntas de guiris-chinos.

Opera house sydney

El edificio expresionista es un referente arquitectónico del siglo XX y está cargado de historia, cifras y curiosidades, por ejemplo sus vidrios a medida son made in Francia y dicen que son únicos en el mundo, tiene 5 salas, en su construcción participaron diez mil trabajadores, el presupuesto final fue de 107 millones de AUD, unas 15 veces mayor que el presupuesto inicial estimado en 7 millones, esperaban tardar 4 años y tardaron 16, unos seiscientos pilares se hunden 25m bajo el mar para soportar la estructura…contiene el órgano más grande de la historia y del mundo…

puente de la bahía desde la opera house sydney

Se puede visitar su interior asistiendo a algún espectáculo, aquí puedes consultar la agenda de eventos y precios. También es posible contratar un tour guiado de una hora (42AUD de 9 a 17h, se puede reservar on line para asegurar plaza y obtener un 12% de descuento), también hay tours guiados en español, japonés… , tours para personas con movilidad reducida, con o sin cenas, para conocer los bastidores, con actividades para los peques, … Aquí puedes consultarlos todos.

interior Opera House sydney

En su interior podrás sentarte en sus sillas de abedul hechas a medida, conocer el enorme órgano de diez mil tubos,… tomar algo en alguno de sus restaurantes y cafeterías… Aquí os dejo la web oficial por si os apetece conocer más de este emblemático edificio.

Opera house sydney

Desde allí subimos unas escaleras y atravesamos el Royal Botanic Garden, donde se ubicaron los primeros huertos y la primera casa del gobernador de la ciudad. El enorme parque de más de 200 años merece una visita, molan sus vistas y su vegetación. Recuerdo que a veces tropezamos con fachadas de museos, estatuas, monolitos, fuentes, … que le daban un aire algo victoriano, algo british.

parques en sydney

Pero la exótica flora y la curiosa avifauna me recordaban que seguíamos en las antípodas. Allí tuvimos nuestro primer contacto con las escandalosas cacatúas, con desconocidos patos, loros multicolores, elegantes ibis,…

cacatuas sydney

Caminando llegamos a Mrs Macquaries Point en busca del atardecer. Aunque la puesta de sol fue algo mojónida, también tenía su punto el cielo Mordor y nos moló mucho ver cómo se iluminaba la ciudad.

city sydney skyline

Creo que no deberías irte de Sydney sin ver su skyline iluminado acompañado de las vistas de la Opera y del puente,… dicen que es uno de los skyline más bonitos del mundo.

skyline sydney de noche

Dejamos atrás el horizonte, Domain Park, el Conservatorio y las fachadas iluminadas de museos,.. tropezamos con una exposición de fotos, paseamos por los pies del Distrito Financiero Central, alías CBD,… y buscamos un lugar para cenar.

La cosmopolita Sydney es una de las ciudades más caras del mundo, y suele encabezar los rankings del tipo “mejores ciudades para vivir”. Sí, es muy cara, pero también es asequible si eres flexible, hay variedad de precios en la oferta gastronómica, alojamientos a precios razonables, supermercados, oferta cultural gratis…

CBD Sydney de noche

Apenas estuvimos 24h pero lo que vimos de la ciudad nos gustó. Los chaparrones y nuestro viajar lento hicieron que algunas zonas se nos quedaran en la recámara, pero en los viajes hay que adaptarse, cambiar planes, improvisar… todo eso también suma y forma parte de la aventura viajera.

detalle opera house sydney de noche

Nosotros no nos acercamos a la animada zona de Darling Harbour, un puerto con una amplia oferta de ocio y vida nocturna. Es otra clásica visita turística, allí se encuentra el Museo Naval de Sydney, el acuario, un parque chino, zonas comerciales …incluso un simulador de un Boeing 737. Pero a nosotros el cansancio nos ganó, las 24h del vuelo comenzaron a pasar factura, empezaba a llover y decidimos regresar al hotel.

Tampoco nos asomamos al barrio chino, se encuentra en el centro-sur de la ciudad. Llevaba anotado en mi cuaderno viajero que su mercado, Paddy’s Market, está muy animado sobre todo los fines de semana, y al parecer es un buen lugar para comprar suvenires.

Ni a Paddington, otro barrio con ambiente, tiendas de lujo, comercios, mercado los fines de semana y otro puñado de casas coloniales.

tiendas en sydney

Nosotros no queríamos acercarnos a las playas de los alrededores de la ciudad, no había tiempo y sabíamos que veríamos muuuchas playas en nuestra ruta de un mes por el país. Pero son una visita clásica. No están muy lejos, es fácil llegar por libre usando bus, ferri o coche de alquiler… o si prefieres viajar en grupo también puedes contratar un tour. Hay más de 100 playas donde elegir, de todas ellas son Bondi beach y Manly beach las más afamadas, con surferos, coloridas casetas de madera, agua de muy fresquita a helada,…bien comunicadas y con una interesante red de pasarelas, paseos y senderos costeros. Si tienes tiempo también puedes explorar los muchos trails del cercano Royal National Park, un Parque declarado Patrimonio de la Humanidad, que presume de ser el segundo Parque Nacional que se creó en el mundo.

parques en Sydney

No teníamos tiempo para visitar muchos museos. No visitamos el Australian Museum, es el más antiguo del país y está cerrado por renovación hasta mediados de 2020. Tampoco visitamos la Galería de Arte de Nueva Gales del Sur,… se encuentra en los terrenos del jardín botánico y es gratuito… Si quieres conocer la vida de los presos puede molarte visitar los almacenes o barracas, están declaradas Patrimonio de la Humanidad, se localizan en los terrenos de Hyde Park, y estarán en obras hasta principios de 2020.

Algunos museos son gratuitos, otros no. Si quieres visitarlos tooodos, y ahorrar unos eurillos, te puede interesar adquirir el Sydney Musseum Pass, puedes comprarlo on line, o en cualquier museo de la ciudad, existen precios especiales para menores, estudiantes y jubilados.

CBD Sydney

Si te molan las alturas, además de poder subir al puente, también tienes la opción de subir al mirador de la Sydney Tower Eye, podrás observar la ciudad desde sus 250m de altura. Una forma de ahorrar puede ser comprar un Pase que incluye varias atractivos y tours. Aquí te dejo la web oficial con todo lo que puedes ver, hacer, comer, beber… en Sydney. Y aquí una web con importantes descuentos en muchos tours y actividades.

Otra visita muy típica es acercarse desde Sydney a las Blue Mountains, se encuentran a unos 60km de la ciudad, puedes hacerlo contratando un tour, o en coche de alquiler o en tren (más barato los domingos, pero más concurrido). Su principal atractivo son tres enormes rocas que se conocen como “Three sisters”, pero también existen muchos senderos, algunas cascadas… Aquí te dejo toda la info por si quieres acampar, o explorar más a fondo los trails de la zona.

sydney de noche vistas panoramicas

Aunque nosotros no somos mucho de ciudad, somos más de senderos-bichos–paisajes-naturaleza-Parques, Sydney tiene su punto y las 24h mal contadas y pasadas por agua quizás nos supieron a poco. Con 48h y sin chaparrones interruptus nos hubiera cundido más la visita. Pero nos adaptamos, por suerte pudimos disfrutar algo de la ciudad y la meteorología nos acompañó el resto del viaje. Al día siguiente volábamos a Cairns, comenzaba la aventura furgonetil, el bosque lluvioso y la Gran Barrera de Coral…; nos esperaban.

img689 blog

6 respuestas a “Viajar a Australia: Qué hicimos y vimos en Sydney

    1. Mil gracias a ti Carlos por pasear conmigo por las antípodas 🙂 .
      Desde aquí he investigado el tema de los canguros y no he averiguado nada… quería saber si eran de animales atropellados, …o un señor en una granja reutilizando sobras…o x,… y la verdad es que no he encontrado mucha info de los testículos canguriles.
      Un abrazo grande.

      Me gusta

  1. Hola, amiga. Me sorprende que, con lo que os gusta verlo todo con detalle y recorrer los lugares de norte a sur, y de este a oeste, solo estuviérais 24 horas en Sydney. Pero seguro que tiene su explicación, je,je.
    Me imagino que esta escrupulosidad a la hora de revisar lo que el turista lleva consigo es debida, entre otras cosas, a que prefieren que te gastes el dinero comprando sus productos y dejes los tuyos en casa. O quizá es que aprendieron de lo que les ocurrió con la epidemia de conejos, ja,ja,ja. No hay que introducir nada en el país que pueda perjudicar el medio ambiente y su economía.
    De esas grandes ciudades, lo que más me gusta es el contraste entre los altos y acristalados edificios modernos y los antiguos, a base de ladrillo rojo, como en tantas ciudades norteamericanas y canadienses. Ciudades antiguas que han sufrido una tremenda transformación, a veces demasiado drástica, a mi juicio.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola amigo! pues te cuento que solo le íbamos dedicar 24h porque no contábamos con la lluvia y bien aprovechadas nos parecían suficientes porque no queríamos acercarnos a los alrededores. Nuestra prioridad en el viaje eran los bichos y hemos dejado poco tiempo a las ciudades. En Melbourne sí que vimos un poquito más, le dedicamos más días precisamente por eso que comentas, allí el contraste entre lo colonial y lo actual es más patente y molón, digamos que tiene un punto algo más europeo. Y coincido contigo, las transformaciones a veces son brutales, Melbourne por ejemplo la encontramos bastante patas arriba…grúas por todas partes, y da un poco de miedo pensar que se carguen toda esa solera, identidad…que hace a las ciudades diferentes.

      El famoso “control de aduanas” se debe sobre todo a la invasión de especies. Algo han aprendido de toda la mala gestión medio ambiental que hicieron en el pasado. Aprendieron de los conejos, de los zorros, de los bueyes de agua, camellos, cabras…de los robles ingleses… Ahora vimos que intentan criar alpacas,… o que promueven la alimentación de fauna incluso en Parques Naturales… abusan de Centros de Recuperación que no lo son… Aún les queda mucho por hacer, corregir… medio ambientalmente hablando todos los países tienen alguna pata coja…por no decir muchas.

      Mil gracias por pasear conmigo por Sydney, espero que te haya gustado el paseo bajo la lluvia. Un abrazo grandegrande.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .