Viajar a Japón: Kioto en otoño, qué vimos en nuestras primeras 24h

Kioto fue la antigua capital de Japón, hoy con un millón y medio de habitantes, es una de las diez ciudades más grandes del país. Con muchos encantos, 13 templos, 3 santuarios y un castillo, todos declarados Patrimonio de la Humanidad, es una visita imprescindible si se viaja a la isla nipona.

Teníamos muchas ganas de conocerla, nos atraía por su arquitectura tradicional, por sus 1600 templos y 400 santuarios, por los jardines con los colores del otoño y por su ritmo mucho más tranquilo que el de la frenética Tokio. Pasaríamos aquí 6 días de mediados de noviembre, 3 días dedicados a recorrer la ciudad, y 3 usándola como base para visitar Nara, Miyajima, Koyasan, Osaka, el castillo de Himeji y el Monte Shosha. 

templo de plata noviembre Japón

En primavera y otoño la ciudad luce aún más espectacular, son muchos los templos, jardines, parques… donde disfrutar de los colores del momiji y de las primaverales flores de cerezos y ciruelos. Sin duda es un plus, pero atención, es temporada muy alta. La ciudad recibe millones de turistas nacionales y extranjeros, conviene mentalizarse para las multitudes, y sobre todo reservar muy pronto el alojamiento para encontrar precios más asequibles.

kioto en noviembre eikando temple

Aunque Kioto no tiene aeropuerto propio, quedan cerca los aeropuertos de Kansai y de Osaka. Y desde Tokio, o desde la vecina Osaka, es muy fácil y cómodo llegar en tren bala-shinkansen o regional.

Nosotros visitamos la ciudad desde Tokio, tomamos un tren bala, incluido en el JRPass. El día anterior habíamos reservado los asientos al pasar por una oficina JR, pedimos “window view” y así nos asignaron el lado derecho del vagón. Si la meteorología acompaña, desde ese lado, se puede disfrutar de las vistas del Monte Fuji.

Crucé los dedos, y tuvimos suerte. Pudimos ver el Fuji despejado, en todo su esplendor, tan imponente y precioso como cuando lo visitamos días atrás.

vistas Fuji desde el tren

En poco más de dos horas y media llegamos al corazón de la ciudad de Kioto. Nos recibe su megamoderna estación de trenes. Una doña obra de acero y cristal cuya construcción al parecer estuvo plagada de críticas por su aspecto algo futurista.

IMG_20181122_171150 copia.jpg
Tiene unos 70m de altura, 470m de largo y es obra del arquitecto Hiroshi Hara.

La Estación Central está plagada de tiendas, restaurantes, una plataforma de observación con vistas, un túnel aéreo, pasillos a cascoporro… Una estación grande, pero bien indicada. Aquí puedes ampliar info y conocer sus atractivos rincones.

Al salir por la puerta Norte encontramos un oportuno mostrador de Información y la Kyoto Tower frente a nosotros. Un emblemático pirulí de 133m que es la construcción más alta de la ciudad. Se puede subir a su mirador panorámico por unos 700Y aprox, abre todos los días de 9 a 21h.

kioto tower de noche

En Kioto interesa alojarse cerca de la Estación Central, sin duda es la zona mejor comunicada de la ciudad. Habíamos reservado un alojamiento muy cerca para la primera noche, fuimos caminando hasta el Tanaka Gokurakudo Guest House… donde por suerte solo pasaríamos una única noche.

Tenía su punto por ser una casa tradicional, con su futón, tatami, …pero todo era demasiado estrecho y claustrofóbico, y la limpieza era baja para los altos estándares del país. Aunque está muy bien ubicado, sin duda fue el peor de todo el viaje en relación calidad precio. Ya dejé mi opinión y su valoración en el posts que escribí sobre “alojamientos y ruta”.

kioto

Tras hacer el check in, buscamos una parada de bus para acercarnos al Noreste de la ciudad.

En el post de preparativos os comenté que en Kioto las líneas de metro son muy limitadas, poco prácticas, y que aquí te moverás principalmente en autobús. Según la zona donde te alojes, y las veces que vayas a usarlo, es muy posible que te interese comprar un bonobus de 24h, 48h, 72h. Cada trayecto ronda los 230Y, y el pase “City bus all day” ronda los 600Y. Se compran en muchos lugares, desde los 7 eleven, en las máquinas expendedoras de estaciones de tren, incluso al propio conductor del bus… Nosotros lo compramos en el hotel. Los buses funcionan de 6 a 22:30h. En el mostrador de Turismo de la puerta de la Estación Central podéis pedir un folleto y un plano con todas las líneas. Otra opción puede ser alquilar bicicletas.

buses en Kioto

La primera experiencia en el bus kiota fue muy lenta y algo asfixiante, iba repleto de educados abuelillos sonrientes y espachurrados. En los buses se sube por la parte trasera, y se paga a la salida junto al conductor. Las paradas son anunciadas por megafonía y están visibles en un monitor. Es más fácil de lo que puede parecer, pero atención que tienden a ser lentos, hacen muchas paradas, hay muchos semáforos, tráfico… tenerlo en cuenta para calcular los tiempos.

Desde 2019 existe la opción, más cara pero más cómoda, de usar la nueva línea de buses turísticos llamados SkyHop Bus. El típico autobús que subes y bajas en los lugares de interés. Es mucho más rápida, recorre la ciudad en 11 paradas, cuesta unos 3600Y/24h.  Aquí podéis ampliar la info.

arte japon

Nuestra primera visita fue al Templo o Pabellón de Plata, Ginkakuji. Para llegar desde la parada de bus, recorrimos el final del Philosopher´s Path repleto de pequeñas tiendas con artesanías, recuerdos…

kinkakuji temple kioto november

El día se fue nublando, parecía que amenazaba algo de lluvia, pero por suerte no llovió. Y bajo un cielo gris, pagamos los 500Y de entrada y visitamos el Templo de Plata, declarado Patrimonio de la Humanidad.

_MG_0112 copia.jpg
Abierto todos los días, de a 8 a 17h, de 9 a 16:30h de diciembre a enero.

Nunca estuvo cubierto de plata. Hay quien dice que nunca se pensó cubrir, otros dicen que sí estaba pensado cubrirlo… hay quien afirma que se apodó plata porque se inspiró en el templo dorado… otros creen que el nombre viene de los destellos de la Luna reflejados en la oscura laca que cubría el edificio.

El tejado está rematado por un ave Fénix china que se supone protege el lugar, pero la magia no siempre funciona y el edificio ha sufrido varias restauraciones por incendios y terremotos. Hoy tiene reconstruida su cubierta y está más preparado para los frecuentes seísmos.

jardin zen templo de plata kioto

En la entrada nos recibe un jardín zen, su superficie rastrillada simboliza las olas del mar y se le conoce como “mar de plata”. A modo de isla hay un enorme y perfecto cono de arena que se llama “plataforma de observación de la Luna” , y que a mi me recuerda a un pequeño y perfecto volcán.

jardin zen templo de plata Kioto japon

Nos dejamos llevar por el trazado circular del sendero. Vamos pasando por distintas zonas del jardín que nos ofrecen diferentes perspectivas del templo y de la frondosa ladera.

paisajismo japones jardines kioto

Hay rincones plagados de musgo, árboles retorcidos con arte, linternas, …

templo de plata kioto japon

…Un estanque con islas, estratégicas piedras y reflejos… algún pequeño puente que cruza un diminuto arroyo,… Como buen jardín japonés nada se coloca al azar …

otoño en el templo de plata kioto

Poco a poco el sendero va subiendo, apenas nada, lo suficiente para ofrecer una bonita imagen del conjunto y de la ciudad desde una pequeña altura.

vistas de kioto desde templo de plata

El interior del edificio no puede visitarse, pero mola mucho el exterior y su pequeño y estudiado jardín empotrado en una ladera.

Aquí encontramos las primeras huellas del otoño en la ciudad… y yo estaba feliz.
En Kioto el momiji comienza a mediados de noviembre, y habíamos afinado mucho la puntería para coincidir con los colores otoñales. Son muchos los jardines de la ciudad que lucen pletóricos por estas fechas y que ofrecen iluminación nocturna.

momiji en kioto noviembre

El Templo de Plata es un templo Top,… y se notaba que el otoño es temporada alta. Aunque no hicimos cola, y cabíamos todos, a ratos éramos más turistas de la cuenta y había poco espacio para desmarcarse. Aún así, nos moló la visita, con tantos encantos es más fácil abstraerse.

camino del filósofo kioto

Al salir nos dedicamos a pasear sin prisas por el Philosopher’s Path. Al parecer un conocido profesor y filósofo, meditaba por este camino a diario cuando iba a la universidad a impartir sus clases.

Son unos dos kilómetros de agradable paseo, con algunos escaparates, casas, flores, gatos… y el murmullo del agua en el histórico canal Shishigatani.

camino del filósofo en otoño kioto

A principios de abril, el Camino del Filósofo es uno de los mejores lugares de la ciudad para disfrutar de cientos de cerezos en flor, y en otoño hay pequeños rincones donde encontrar rojos arces.

alquilar kiomonos en kioto

Por el empedrado paseo se mezclan los turistas con los locales, pese a estar concurrido no estaba agobiante. Aquí tropezamos con mil kimonos, es muy habitual que los turistas los alquilen para pasear y posar por la ciudad.

alquilar kimonos en japon

Si te interesa alquilar uno, o aprender más de esta prenda, ver alguna exposición, comprar alguno nuevo o de segunda mano … te dejo aquí este enlace. Los kimonos de segunda mano tienen su punto, los más viejos pueden ser convertidos en monederos, fundas, bolsas… x…

kimonos de segunda mano

Entre tanta turista, pose y selfie… muy de vez en cuando me crucé con algunas locales que los lucen de forma cotidiana con mucha elegancia.

Philosopher-path-gif.gif

En los alrededores del Philosopher’s Path se pueden encontrar pequeños y modestos templos. Nosotros nos acercamos a ver el Templo Honen-in. Los terrenos son gratuitos, la sala principal solo puede visitarse unos días de primavera y de noviembre.

hone in temple kioto

En su interior hay un pequeño estanque con un puente, un jardín de musgo, una gruta secreta tras la sala principal… Lo encontramos muy tranquilo y nos moló.

templo hone in kioto

Otro rincón interesante para disfrutar del otoño es el Templo Shinnyodo. Tiene una pagoda, una galería con vistas al otoño, un pequeño jardín zen de rocas. Nosotros no lo visitamos, se encuentra a veinte minutos caminando desde el Templo de Plata, abre todos los días de 9 a 16h, cuesta 500Y.

nanzenji temple kioto

El Philosopher’s Path acaba en el afamado Templo Nanzenji. Es uno de los templos más importantes de la ciudad y del país. Fue construido como villa de descanso y con el tiempo se convirtió en templo zen.

templos kioto nanzenji

Atravesamos la imponente puerta Sanmon. Está coronada por un bonito y concurrido balcón con vistas a la ciudad, se puede subir por unos 500Y.

nanzenji temple balcon kioto

Paseamos entre enormes columnas, estanques, musgos, rojos arces…

templos japon kioto

Cuenta la leyenda que la villa estaba embrujada, al parecer el emperador y sus asistentes sufrían fenómenos polstergeists… las puertas se abrían y se cerraban solas, volaban y desaparecían objetos… padecían parálisis del sueño…

templo nanzenji kioto

El enorme terreno está salpicado de pequeños templos secundarios como Nanzenin, Konchi-in y Tenjuan. Aquí te dejo más info sobre precios y horarios.

templos en kioto en noviembre

Delante de los grandes terrenos del templo se encuentra un descolocado acueducto de ladrillo rojo. Al parecer ayudaba a canalizar las aguas hacia la vieja central hidroeléctrica. 120 años después aún está en funcionamiento.

acueducto nanzenji kiotoEstaba muy ambientado, con muchos turistas locales posando y haciendo fotos. Es curioso como a los nipones les llama muchísimo la atención las construcciones en piedra, están acostumbrados a la madera o al hormigón, y la piedra les resulta exótica.

acueducto kioto japon

Paseamos hasta el cercano Templo Eikando, su famoso jardín es uno de los Top para disfrutar de los colores del otoño. La intención era visitarlo de día y de noche. Pero debía ser hora punta y aquello parecía una feria. De día lo descartamos, nos conformamos con ver desde fuera las rabiosas copas y el mucho ambiente. Volveríamos más tarde para visitarlo de noche iluminado.

noviembre en Japón

Aquí no había muchos puestos ni tenderetes, nos costó encontrar algún lugar donde comer, y tras comprar algo en un super, callejeamos por el barrio buscando casas reales, cotidianidad,… rincones curiosos…

japon mercados y mercadillos

Los días en otoño son cortos, la tarde se desplomaba rápido. Sentados en el Camino del Filósofo esperamos el atardecer y desde allí nos asomamos de nuevo al Templo Eikando, queríamos tomarle el pulso a la cola para intentar ver el jardín iluminado.

eikando temple kioto acceso

Flipamos con lo que vimos, la cola era tamaño XL, aquello más que la venta de entradas para visitar un jardín de noche parecía un concierto de U2… Era una barbaridad, ya no solo la enorme cola, si no todo ese mogollón de personas pululando a la vez por los pequeños senderos.

Pese a que iba mentalizada para coincidir con algunas aglomeraciones, aquella cola era mucho más de lo imaginado.

atardecer en japon

Las copas iluminadas se veían preciosas, pero descartamos la idea, ni hacer cola ni visitar el jardín en modo romería nos apetecía, y nos dirigimos hacia el histórico barrio de Gion.

jardin eikando temple iluminación nocturna

El interesante distrito de Gion es para visitarlo de día y de noche. Su pulso cambia mucho, merece la pena pasearlo sin prisas. De día encontrarás antiguas y curiosas tiendas de pelucas y complementos, parasoles, maquillaje,… De noche verás las luces del teatro, los históricos callejones iluminados,… y con suerte podrás tropezar con alguna geisha.

teatro Gion Kioto

En el corazón de este viejo barrio de madera, es donde viven las geishas, llamadas geikos en Kioto, y sus aprendices llamadas maikos.

Los cinco barrios de geishas que han sobrevivido tienen sus propios elementos distintivos; farolillos de papel que suelen ser rojos, un símbolo o blasón del distrito, paneles con los nombres de las geishas y maikos que allí residen, … Las históricas y tradicionales casas donde viven se llaman okiya.

distrito gion kiotoAunque pesa sobre ellas la sombra de la prostitución, el trabajo de las geishas no tiene que ver con el sexo. Son relaciones públicas de auténtico lujo, dominan la música, la poesía, las danzas tradicionales,… la política … Tardan años en formarse y todas ellas son una especie de patrimonio cultural viviente.

maiko en gion kioto

Pero los tiempos cambian y al hermético mundo de las geishas, conocido como el mundo de la flor y el sauce, también han llegado los cambios. Sus servicios son muy caros, los exclusivos clientes son cada vez menos numerosos,… toca renovarse o morir, y hoy algunas casas de té también se han abierto al turismo. En ellas es posible disfrutar de un espectáculo y aprender más de la cultura nipona.

señalizacion japon geishas kioto

Es muy habitual que en el barrio de Gion, pululemos los turistas al caer la tarde en busca de maiko y geishas que comienzan su jornada laboral. Hay señales que recuerdan que hay que tener respeto, en los últimos años han aumentado las quejas por turistas maleducados que se comportan como agresivos paparazzis para cazar una foto. Ellas son conscientes de que son un icono cultural del país y no les importan las fotos, mientras haya distancia, educación y respeto. Así que recuerda no acosarlas, no tocarlas, …se respetuoso y educado.

Desde el otoño 2019 se han traducido las señales, y han aumentado su número, para dejar claro donde comienza una calle propiedad privada y están prohibidas las fotos. Atención que hay multas.

farolillos rojos gion kiotoEn las calles y estrechos callejones hay todo un despliegue de caros y elitistas restaurantes, importantes casas de té… La calle más afamada es Hanami-koji, plagada de locales perfectos para probar la alta cocina japonesa al estilo kiota.

restaurantes gion kioto

En el famoso callejón de Pontocho, también residen algunas geishas y existe una amplia oferta gastronómica. Muchos de los locales tienen vistas al río Kamokawa, y al parecer, de mayo a septiembre colocan unas plataformas flotantes para cenar sobre el agua. Se recomienda reservar.

Una zona agradable para pasear es Shirakawa, el canal y sus sauces llorones tiene su punto. También aquí hay lujosos restaurantes y la estatua de un querido poeta, donde todos los 8 de noviembre se reúnen maikos y geishas para rendirle homenaje.

señal en suelo kioto

Durante todo el mes de julio, en este distrito de Gion, se celebra el festival más importante de todo Japón, el Gion Matsuri. El día principal es el 17 de julio cuando las carrozas, bailarines, músicos,… desfilan por las orillas del río Kamo. Aquí puedes ampliar la información por si tus fechas coinciden con este importantísimo festival.

gion de noche kioto

Nosotros esa tarde no buscábamos geishas, estábamos muertos de hambre y buscábamos un lugar asequible para cenar. Por suerte también hay económicos bares tipo izakayas, algunas cadenas de curry, de ramen…

arte japonés

Acabamos entrando en un amplio local con una divertida decoración vintage, excesiva y curiosa, … Mil objetos por todas partes… tablillas, dedales, automatismos, fotos… De allí me traje una curiosa botella de una soda local, llamada ramune, que trae una canica en su interior.

IMG_20181117_190812 copia.jpg
Aquí nuestros maniquí-vecinos 😉

No muy lejos queda el histórico distrito de Higashiyama. Encaramado en las laderas de la ciudad se desparraman sus tiendas, tenderetes, pastelerías… un barrio con Historia y solera. Merece una visita diurna para coincidir con el ambiente de los muchos comercios, y nocturna para disfrutar de los templos iluminados, de los jardines, de la pagoda Yasaka convertida en un icono del barrio…

taxis kioto

Después del paseo, buscamos una parada de bus para regresar a nuestra mini habitación del hotel MS Plus Shijo Omiya. Pequeña, pero suficiente y coqueta, mucho mejor que el Guest House donde pasamos la primera noche.

otoño en kioto

La ciudad de Kioto es fascinante, plagada de interesantes rincones congelados en el pasado y rincones con mucha personalidad. Desde el minuto uno me enamoré de sus jardines. Mañana conoceríamos más encantos de esta antigua capital nipona coloreada de otoño.


4 respuestas a “Viajar a Japón: Kioto en otoño, qué vimos en nuestras primeras 24h

  1. Cada vez me convenzo más de que Japón es Plutón, ja,ja,ja.
    ¿Que sería de Japón sin sus templos, jardines y tradiciones?
    Me ha llamado la atenciñon tres cosas: 1) que noviembre sea temporada muy alta, 2) que una capital como Kioto no tenga aeropuerto, y 3) que los usuarios del autobús paguen a la salida y no a la emntrada, je,je.
    Como siempre, he disfrutado de la lectura.
    Un abrazo y que pases unas muy felices fiestas.

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 jajaja ya os hablaré con tranquilidad de ese curioso binomio Japón-Plutón en un post que tengo en el horno 🙂
      No sé qué sería de Japón sin sus templos, jardines y tradiciones… supongo que sería más Plutón 🙂 Una ciudad más, con una personalidad diferente, otro carácter, sin raíces milenarias, menos zen… sería otra isla distinta…
      Pues sí compañero, la floración del cerezo y el cambio de color de las hojas en otoño, son todo un evento nacional y temporada alta. A ellos les encanta la contemplación de ambos eventos naturales, adoran las estaciones y presumen de ellas 🙂 (en el resto de Asia suele haber solo temporada de lluvias y temporada seca, no hay estaciones muy marcadas), las temperaturas son agradables…se realizan eventos especiales, merchandising estacional…y todo luce pletórico. En Kioto es donde más se nota la temporada alta por sus muuuuchos templos, santuarios y jardines.
      Pese al tamaño y afluencia de turistas,no tiene aeropuerto. No sé si es porque el de Osaka está a tan solo unos 50km y el de Kansai a unos 90km aprox. Quizás allí no construyen aeropuertos sin ton ni son como aquí 😀 😉
      😀 Y sí, los buses tienen sus matices 😀 se sube por detrás, se paga al salir por delante, el silencio es sepulcral y son inodoros 😀 jajaja
      Mil gracias por pasear conmigo por la milenaria Kioto, un abrazo enorme querido Josep. ¡Felices Fiestas!

      Me gusta

  2. Hola, Cristina! Me ha gustado mucho el carácter poco urbano que nos muestras de Kioto, me convence 😀

    Feliz despedida de año y mucha felicidad para el siguiente. Nosotros le diremos adiós al año desde La Palma 😀

    Un abrazo fuerte!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola linda Salo! A nosotros nos atraía más Kioto que Tokio y no nos defraudó 🙂 sin duda un mayúsculo imprescindible 🙂 y una base perfecta para conocer los alrededores 🙂
      Feliz salida y entrada de año amiga, mucha salud y viajes para este 2020 que está a la vuelta de la esquina 🙂 ¡¡Heyyy que buen sitio para despedir el año!! 😀 la Isla Bonita está en nuestra lista de “pendientes” desde hace demasiado tiempo… es la única que nos falta y le tenemos muchas ganas. Disfrutar mucho!!
      Muchas gracias por pasear conmigo, y por tus buenos deseos 🙂 ¡un abrazo enorme!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .